Thyssenkrupp considera vender una participación de Marine Systems a Carlyle

16 abril 2024

Thyssenkrupp está considerando vender una participación en su unidad Marine Systems, que construye buques y submarinos navales, a la firma de inversión Carlyle, según informó el propio conglomerado alemán.

“Con la participación activa de Carlyle, ahora estamos dando el siguiente paso necesario y comenzando la fase de una evaluación abierta de las actividades comerciales relevantes”, indicó en un comunicado el miembro de la junta ejecutiva Volkmar Dinstuhl.

La unidad Marine Systems tiene un valor empresarial de entre 1.200 y 1.600 millones de euros (1.300-1.700 millones de dólares), de acuerdo a lo dado a conocer por fuentes familiarizadas con el asunto.

En tanto, Carlyle confirmó su participación en las conversaciones pero se negó a dar más detalles.

Thyssenkrupp pretende vender una participación de alrededor del 25% en su unidad de sistemas marinos debido, principalmente, a la carga de proporcionar miles de millones de euros en garantías a los clientes.

Christian Obst, analista del banco Baader, dijo que la desinversión era un paso positivo pero señaló que requeriría mucha atención de la dirección.

“Para algunos inversores, Thyssenkrupp no ??es rentable debido a Marine Systems, sus últimas actividades de defensa. La entrada de efectivo de los pagos anticipados es volátil. Y los pedidos de larga duración requieren altas garantías”, afirmó Obst.

La venta a Carlyle es una de varias opciones que la empresa está considerando actualmente, complementó Dinstuhl. Al mismo tiempo, se están manteniendo conversaciones con el gobierno alemán sobre la participación del Estado en el negocio marítimo de Thyssenkrupp, según informó la empresa.

El prestamista estatal KfW estaba considerando adquirir una participación en Marine Systems, señaló Oliver Burkhard, miembro de la junta directiva de Thyssenkrupp, a principios de febrero citando conversaciones con el banco.

Aún no se ha puesto sobre la mesa ninguna propuesta para tomar una decisión, comentó a Reuters un alto funcionario del gobierno.

El sindicato alemán IG Metall dijo que está abierto al acuerdo, pero que se deben mantener los empleos adicionales y las ubicaciones de las plantas y pidió negociaciones rápidas con Carlyle y, al mismo tiempo, apoyar al gobierno para que también adquiera una participación.

COMPARTIR: