ATE alerta que está en peligro el objetivo de renovables para 2030 si no se invierte en redes

18 enero 2024

La Asociación para la Transición Energética (ATE) ha dado a conocer un documento sobre Redes Eléctricas en España. Señalan que se necesitan inversiones en redes eléctricas bajo una regulación estable. Si no, el objetivo de que en 2030 la electricidad en España sea un 81% renovable sería inalcanzable. Además, es imprescindible contar con una red eléctrica robusta que haga llegar la electricidad renovable a los puntos de consumo.

Un equipo compuesto por diferentes expertos ha elaborado el documento, coordinado por la secretaria general de ATE, María Jesús González. Entre los integrantes se encuentra el Comité de Energía y Recursos Naturales del Instituto de Ingeniería de España.

Consideran que la transición energética precisa de un gran abanico de actuaciones. Y que esas actuaciones requieren unas redes eléctricas adecuadas en cantidad y calidad, adaptadas a las distintas zonas de demanda. Entre los desafíos de la transición: el cambio del mix energético; el aumento de la capacidad de almacenamiento; las innovaciones tecnológicas para el ahorro de energía; o los nuevos hábitos de consumo.

El documento defiende la absoluta necesidad de que la transición energética sea algo más que un “plan”. Consideran imprescindible contar con redes apropiadas para que la electricidad renovable llegue a todos los puntos que quieren electrificarse.

Necesidad de redes adecuadas

El documento concluye que sin redes eléctricas no es posible la consecución del objetivo país de descarbonización y reindustrialización. Para ello, señalan, se requiere:

  • Anticipar las inversiones que el sistema eléctrico va a necesitar, en vez de ir atendiendo petición a petición individualmente.
  • Reconocer una inversión en redes mucho más ambiciosa, que duplique las cifras actuales. Asimismo, eliminar el límite legal de las inversiones en redes eléctricas para reforzarla, modernizarla y ampliar sus conexiones.
  • Establecer un marco retributivo más simple, estable y predecible. Debe estar alineado con las mejores prácticas y adaptado a los nuevos retos y roles que ofrece la transición energética. Y, además, suponer un impacto positivo en la economía española y en el resto de los sectores.
  • Establecer una tasa de retribución financiera adaptada al contexto actual, aplicando inversiones y costes actualizados adaptados al mercado.
  • Disponer de una planificación flexible que se revise de una manera ágil. Así, se podrá dar respuesta a las nuevas necesidades de conexión de generación y consumo en un tiempo razonable.

Alertas y recomendaciones

El documento de ATE recomienda:

  • Revisar cada dos años los planes de desarrollo de la red. Puesto que está en revisión actualmente el plan vigente (2021-2026) recomienda aprovechar la oportunidad. Ahora se podrían incluir las actuaciones necesarias para dar respuesta a la demanda de energía descarbonizada actual. Y tanto para la red de transporte, como para la de distribución.
  • Advierte que de no dar acceso a la demanda de la industria en tiempo, podrían perderse estas industrias para siempre. Por tanto, el documento considera necesario:

“Adecuar la normativa de planificación actual, tanto para la red de transporte como para la de distribución, al nuevo paradigma de producción, distribución y demanda de electricidad, ya que cuando no hay claridad o certeza sobre los plazos y costes de conexión, los nuevos proyectos industriales se estancan o se abandonan perdiéndose la oportunidad económica de reindustrializar España”.

  • Finalmente, considera imperativo revisar el sistema retributivo para las empresas. Se debe establecer un mecanismo claro y transparente que refleje adecuadamente los costos y riesgos asociados a la gestión de las redes de transporte y distribución. Y, además, que proporcione una rentabilidad justa y competitiva.
COMPARTIR: