Rusia y China evaden las sanciones comerciando con cobre encubierto como chatarra

18 abril 2024

Rusia ha estado exportando en los últimos meses a China alambrón de cobre recién fabricado disfrazado de chatarra de cobre, una nueva vía comercial para los dos regímenes que ha estado evadiendo las sanciones occidentales sobre el cobre ruso y los derechos de exportación e importación en ambos países.

El alambrón de cobre era triturado en la remota región uigur de Xinjiang por un intermediario para hacerlo difícil de distinguir de la chatarra, dijeron las fuentes, lo que permitía tanto a los exportadores como a los importadores beneficiarse de las diferencias en los aranceles aplicados a la chatarra y al metal nuevo

Russian Copper Company (RCC), sancionada por Estados Unidos y Reino Unido, ha estado involucrada en este tipo de operaciones desde diciembre de 2023, lo que ha permitido las exportaciones de alambrón de cobre a China con el producto etiquetado como «chatarra».

China no tiene un derecho de importación sobre la chatarra de cobre, pero grava las importaciones de alambrón de cobre con un 4%, según un análisis de Reuters.

El análisis también ha descubierto que, según las cifras de las aduanas rusas, Rusia ha vendido muy poca chatarra de cobre a China desde diciembre, mientras que los datos de las aduanas chinas mostraban un aumento de las importaciones de chatarra de cobre rusa.

China se ha convertido en un destino importante para las empresas rusas que buscan exportar sus productos básicos después de que Estados Unidos impusiera sanciones a Rusia por su invasión de Ucrania en febrero de 2022.

«Esta chatarra procedente de Rusia es de facto alambrón de cobre, pero no está declarada como alambrón. No puedo revelar más detalles», declaró a Reuters una fuente manufacturera china anónima.

El disfraz

Triturar alambrón de cobre recién fabricado es una forma eficaz de disimular un material nuevo que tiene un aspecto muy distinto al de la chatarra.

Las nuevas varillas largas y finas de cobre de gran pureza, utilizadas principalmente para fabricar cables eléctricos, suelen enrollarse para facilitar su transporte.

La chatarra de cobre, en cambio, es una mezcla de alambres, tubos y tuberías ya usados. Se trocean en pedazos del tamaño de un grano o se enrollan y prensan, como paquetes de fideos, para su transporte.

La trituración había pasado desapercibida porque China ha restringido el acceso a la región de Xinjiang en respuesta a la condena internacional de la represión uigur, dijeron las fuentes.

Aparte del incentivo económico que supone eludir impuestos, el metal triturado es más difícil de identificar y rastrear, lo que facilita su venta a fabricantes chinos.

En teoría, los compradores chinos no tienen prohibido comprar nada a Rusia, pero podrían enfrentarse a la posibilidad de que se les restrinja el acceso al financiamiento estadounidense y occidental si se descubre que tratan con una entidad rusa sancionada, y a posibles problemas con la tramitación de los pagos.

El comercio de cobre del que se ha informado es una señal más de los crecientes vínculos comerciales entre Rusia y China.

COMPARTIR: