Nuevo Webinar: Análisis técnico de las aleaciones Zinc Magnesio, riesgos y precauciones en las estructuras de solar fotovoltaica

23 mayo 2023
Foto cortesía: PI Berlin

Actualmente están apareciendo nuevas aleaciones Zinc-Aluminio-Magnesio (aleaciones ZM), que “garantizan” largas durabilidades en la perfilería de acero para las estructuras de solar fotovoltaica sin un aval técnico-científico que lo sostenga. En este seminario se describen sus características técnicas, los posibles problemas que pueden generar y las consecuencias de tomar una decisión errónea en la selección del sistema de protección frente a la corrosión de las estructuras que soportan los paneles solares.

Nuevas informaciones publicadas por expertos en corrosión inciden en la ausencia total de fiabilidad de los ensayos de niebla salina para predecir la durabilidad de un recubrimiento destinado a proteger el acero de la corrosión.

Ahorros de menos de un 1% en el CAPEX de una Planta Solar Fotovoltaica al usar este tipo de aleaciones pueden derivar en futuros graves problemas de corrosión que inutilicen durante largos periodos el parque, incurriendo en costosas labores de mantenimiento y sustitución.

El Galvanizado General según norma ISO 1461 es el único que puede garantizar una durabilidad de más de 30 años, igual o superior a la esperanza de vida útil actual de los paneles solares. Esto permite alargar la vida de la planta de generación incluso más allá de su expectativa original, tan solo sustituyendo las placas solares y reutilizando la estructura de acero.

La ATEG ha constatado en el mercado de solar fotovoltaica una creciente demanda de estructuras con elevados espesores de recubrimiento de zinc, solo alcanzables mediante el galvanizado general. Esto es una clara evidencia de que ya se están empezando a observar parques solares con problemas de corrosión, lo cual ha derivado en un incremento de la preocupación y exigencia sobre su durabilidad.

La complejidad del fenómeno de corrosión en suelos

Debido a los numerosos factores que condicionan la corrosividad terrenal de un suelo, como la humedad, porosidad, presencia de determinadas sustancias o bacterias, es especialmente relevante realizar un cálculo lo más restrictivo posible de la pérdida del recubrimiento por corrosión. Este aspecto resulta crucial cuando se prevé además la convivencia de la explotación solar con otros usos, como agricultura y ganadería, que pueden alterar e incrementar la corrosividad del terreno.

El seminario es de carácter gratuito y se impartirá el 31 de mayo (13:00 CET) en formato online previa inscripción aquí.

 

Nuevas informaciones publicadas por expertos inciden en la ausencia total de fiabilidad de los ensayos de niebla salina para predecir la durabilidad de un recubrimiento

COMPARTIR: