Los precios del gas en Europa caerán en 2024 por los altos niveles de almacenamiento

20 marzo 2024

El nuevo informe de Wood Mackenzie señala que los mercados del gas comenzaron el año en curso con una nota más alcista, ya que el clima más frío se extendió por Europa, mientras que la demanda industrial mantuvo su tendencia de recuperación, aumentando un 12% interanual en enero y alrededor de un 6% en febrero.

El informe, «Europe gas and power markets short-term outlook Q1 2024», señala que el suave invierno europeo, el segundo consecutivo, significa que los niveles de almacenamiento europeos alcanzarán el 89% a finales de julio de 2024, lo que ejercerá una mayor presión sobre los precios.

Según las previsiones de WoodMac, la demanda doméstica de gas en Europa aumentará en 12.000 millones de m3 (bcm) en 2024, en condiciones meteorológicas normales, mientras que la demanda industrial crecerá en 5,5 bcm a medida que la economía de la UE se recupere en la segunda mitad del año.

Sin embargo, se destinarán 9 bcm menos de gas a la generación de electricidad, lo que implica que la demanda europea global aumentará en 9 bcm.

Aun así, no será suficiente para sostener la subida de los precios del gas, ya que los niveles de almacenamiento están en máximos históricos.

«Con los niveles de almacenamiento a punto de alcanzar su capacidad máxima a finales de verano, habrá un exceso de suministro de hasta 10.000 millones de metros cúbicos que deberá transportarse a instalaciones de almacenamiento subterráneas en Ucrania o transportarse en buques de GNL».

«Esto significa que se necesitará un diferencial verano-invierno más alto para equilibrar el mercado, en comparación con lo que sugiere la actual curva a plazo, lo que presionará a la baja los precios del tercer trimestre», ha declarado Mauro Chávez, Director de Mercados de Gas y GNL en Europa de Wood Mackenzie.

El informe prevé que la demanda doméstica de gas en Europa aumente en 12.000 millones de metros cúbicos (bcm) en 2024, en condiciones meteorológicas normales, mientras que la demanda industrial aumentará en 5,5 bcm a medida que la economía de la UE se recupere en la segunda mitad del año.

Sin embargo, el informe añade que se destinarán 9.000 millones de metros cúbicos menos de gas a la generación de electricidad, lo que reducirá el impacto del crecimiento de la demanda residencial e industrial. En total, la demanda europea aumentará 9.000 millones de metros cúbicos.

Con la temporada europea de retirada de gas casi a punto de finalizar, los inventarios se situaban en 70,78 bcm el 10 de marzo, 5,61 bcm más que el año anterior y 21,41 bcm por encima de la media de cinco años, según los datos de Gas Infrastructure Europe (GIE). Los analistas de Standard Chartered prevén que las existencias al final de la temporada superen los 68.000 millones de metros cúbicos.

En Europa, los precios del gas siguen deprimidos, con un descenso de 1,955 euros por megavatio hora (MWh) en el mercado holandés de transferencia de títulos (TTF) del 11 de marzo, que se situó en 24,93 euros/MWh.

Esta cifra es un 53% inferior en términos interanuales y un 81% inferior a la de hace dos años, inmediatamente después de la invasión rusa de Ucrania.

Los precios europeos aumentarán en 2025. A pesar de que en 2024 y 2025 se pondrán en marcha muchos nuevos suministros de GNL, el crecimiento interanual de la oferta de GNL se limitará a 15 mmtpa en 2025, ya que los proyectos tardarán en ponerse en marcha mientras que algunos suministros de GNL heredados seguirán disminuyendo. En consecuencia, prevemos que las importaciones de GNL a Europa sólo aumentarán en 4,5 mmtpa en 2025.

El informe concluye que los flujos de gas ruso a través de Ucrania serán la dinámica clave que habrá que vigilar en 2025. Si el fin del acuerdo de tránsito entre Rusia y Ucrania se traduce en una interrupción total de los flujos, Europa podría ver limitados los niveles de almacenamiento al 93% en el verano de 2025, lo que supondría una subida de los precios.

Sin embargo, si se llega a un acuerdo sobre el tránsito de flujos a través de Ucrania, los precios europeos se verían sometidos a una mayor presión.

COMPARTIR: