Las empresas de Europa del Este temen caídas de beneficio pese al aumento de ventas

26 julio 2023
El principal temor de las empresas de Europa del Este es la amenaza potencial que supondrá para su rentabilidad el contexto económico del próximo año. Aunque el tejido productivo prevé una recuperación de la demanda que conduzca a un aumento de las ventas, muchas empresas no esperan que esto se traduzca en mayores beneficios debido a la presión continua que sufren sus estructuras de costes. El 55% de las empresas de Europa del Este anticipa un crecimiento de facturación, pero solo el 39% espera que sus resultados crezcan en los próximos meses.
Este estado de incertidumbre se ve amplificado por la expectativa de incremento de los costes de gestión del riesgo crediticio ante un esperado empeoramiento del comportamiento en pagos de los clientes B2B. Las empresas de Europa del Este prevén que dedicarán más tiempo y recursos al cobro de facturas vencidas y al mismo tiempo tendrán que fortalecer los procesos de gestión del crédito comercial. Este incremento de costes podría afectaría aún más la rentabilidad y obstaculizar el desarrollo de sus operaciones comerciales.
La preocupación por posibles problemas de liquidez que afecten la salud financiera es otra inquietud clara de las empresas de Europa del Este. El 79% espera que el Periodo Medio de Cobro mejore o no muestre cambios durante los próximos meses mientras un 21% prevé un deterioro y posibles cuellos de botella en su liquidez. El Periodo Medio de Cobro ya era alto, lo que ha llevado a muchas empresas a acortar los plazos de pago y mejorar el recobro a largo plazo para mantener la liquidez interna y reducir la necesidad de endeudamiento externo que impactaría aún más su estructura de costes.
Para proteger la rentabilidad en medio de este deterioro del panorama del riesgo crediticio, muchas empresas de Europa del Este se centrarán en la gestión del riesgo crediticio del comercio B2B. El 49% prevé hacerlo de forma interna, un enfoque sobre el que pesa la incertidumbre de si permitiría absorber el impacto de impagos significativos que amenacen la supervivencia empresarial. Esto puede explicar por qué las empresas que consideran contratar un seguro de crédito durante los próximos doce meses para protegerse contra el impacto de la morosidad y liberar efectivo para operaciones comerciales han crecido un 20%.
“Aunque la inflación está disminuyendo y su impacto también se ha mitigado por la fortaleza de las monedas locales en Europa del Este, sigue existiendo una fuerte presión sobre el entorno de negocios. La amenaza de una presión excesiva sobre los costes reduce los márgenes de beneficio y pone en peligro la viabilidad empresarial. En este contexto, la protección de las cuentas por cobrar es de vital importancia para las empresas de todos los sectores. Un enfoque estratégico para la gestión del crédito, que involucre el seguro de crédito, puede ayudar a las empresas a mitigar el impacto del riesgo crediticio de los clientes B2B en sus operaciones comerciales y lograr el crecimiento a través del comercio seguro en los difíciles tiempos económicos actuales”, explicó el director regional sénior de Atradius para Alemania, Europa Central y del Este, Thomas Langen.
El Barómetro de Prácticas de Pago para Europa del Este evalúa la situación de las empresas en siete mercados: Bulgaria, Eslovaquia, Hungría, Polonia, República Checa, Rumania y Turquía. El estudio se realizó entre finales del primer trimestre y mediados del segundo trimestre de 2023. Los resultados proporcionan un panorama de cómo los clientes B2B pagan a sus proveedores y abordan los puntos débiles generados por las malas prácticas de pago en el complejo entorno económico y comercial actual.
COMPARTIR: