La demanda mundial de carbón alcanzará un récord en 2023

18 diciembre 2023

La demanda mundial de carbón aumentará un 1,4% este año y superará por primera vez el récord de 8.500 millones de toneladas, según anunció este viernes la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

Mientras que la demanda de carbón en Estados Unidos y la UE va a registrar un descenso récord del 20% este año, el uso de carbón en las economías emergentes «sigue siendo muy fuerte, con un aumento del 8% en India y del 5% en China en 2023 debido a la creciente demanda de electricidad y a la débil producción hidroeléctrica», señala hoy la AIE en su informe «Coal 2023».

Este año marca el segundo consecutivo de niveles récord de demanda de carbón a nivel mundial después de que 2022 fuera también un año récord para el uso de carbón.

La agencia espera que el uso de carbón disminuya un 2,3% en 2026 en comparación con los niveles récord de este año, debido a las previsiones de una importante expansión de las fuentes de energía renovables en los próximos tres años.

Se prevé que la demanda de carbón en China descienda el año que viene y se estabilice hasta 2026, y que la demanda mundial disminuya hasta 2026, «pero China tendrá la última palabra», señaló la AIE.

Las perspectivas del carbón en China se verán muy afectadas en los próximos años por el ritmo de implantación de las energías limpias, las condiciones meteorológicas y los cambios estructurales de la economía china, afirma la agencia.

Además, los tres principales productores de carbón del mundo -China, India e Indonesia- están impulsando la producción, que está alcanzando nuevos máximos.

Se espera que estos tres productores de carbón, que representan más del 70% de la producción mundial de carbón, batan récords de producción en 2023, impulsando la producción mundial a un nuevo máximo en 2023.

A pesar de los ligeros descensos anuales previstos después de 2023, se prevé que el consumo mundial se mantenga muy por encima de los 8.000 millones de toneladas hasta 2026, según el informe de la AIE.

«Para reducir las emisiones a un ritmo coherente con los objetivos del Acuerdo de París, el uso de carbón sin disminuir tendría que disminuir mucho más rápido», dijo la agencia.

COMPARTIR: