Está próxima una escasez de cobre

3 abril 2023

Está próxima una escasez de cobre, pero ¿se traducirá en precios más altos? Los precios del cobre se enfrentan a presiones tanto alcistas como bajistas debido a una posible escasez de suministro y a la lenta demanda en China.
Algunos expertos predicen que el cobre seguirá subiendo en 2023 si se produce una escasez de suministro, mientras que otros son menos optimistas debido a una posible recesión que pesa sobre la demanda.

En las últimas semanas, el mercado del cobre ha dado un giro al alza. Sin embargo, muchos tienen curiosidad por saber si los precios del cobre continuarán hoy esta tendencia alcista. El cobre subió en diciembre de 2022 debido a los bajos inventarios y a las esperanzas de recuperación después de que China levantara las restricciones de cero COVID.

Después de que esa subida se enfriara en enero, los precios parecieron tocar fondo el 16 de marzo. Ahora que los precios vuelven a subir a corto plazo, muchos expertos se preguntan si el mercado podrá seguir luchando contra la presión bajista a corto plazo.

China consume el 52% del cobre mundial. Sin embargo, la recuperación del país tras la crisis del COVID ha resultado más lenta de lo previsto. Esto sigue sugiriendo que podría mantenerse la presión bajista en el mercado. Por otro lado, muchos expertos siguen pronosticando que el cobre seguirá subiendo a lo largo de 2023, especialmente si se produce una escasez de suministro.

Si los suministros de cobre llegan a escasear, los precios podrían alcanzar niveles récord durante el próximo año. Todo ello teniendo en cuenta que los precios del cobre siguen en niveles históricamente altos.

En resumen, los precios del cobre se enfrentan actualmente a presiones tanto bajistas como alcistas. Sin embargo, la fluctuación de la demanda china del metal básico parece estar tirando de los precios más a la baja que al alza a corto plazo.

Aunque la tendencia a largo plazo del cobre sigue siendo alcista, los precios han comenzado a sufrir pérdidas semanales. Dicho esto, los precios se acercan a niveles de soporte semanales.

Esto podría impulsar un movimiento alcista a corto plazo. En el caso de que los precios se inviertan e induzcan una fuerza compradora, el cobre podría registrar precios más altos a corto y medio plazo siguiendo una tendencia alcista a largo plazo. Sin embargo, si los precios rompen por debajo del mínimo de enero de 2023, podría dar lugar a una tendencia bajista a medio plazo.

Problemas en la cadena de suministro de cobre

Según Goldman Sachs, el cobre alcanzará niveles récord en 2023 debido a la inminente escasez de oferta y a la creciente demanda. Sin embargo, los analistas de materias primas de CIBC (Canadian Imperial Bank of Commerce) son algo menos optimistas con respecto al cobre. Esto se debe a que esperan que la recesión lastre esa demanda prevista.

Evidentemente, los expertos no se ponen de acuerdo sobre dónde podrían caer exactamente los precios a lo largo del año. Sin embargo, la posibilidad de que se produzcan restricciones en la oferta de cobre sigue siendo muy real. Además, la ralentización de la demanda en China y los problemas de la minería en Sudamérica siguen añadiendo presión a los precios del cobre en la actualidad.

En definitiva, las perspectivas a largo plazo para el cobre siguen siendo halagadoras y alcistas. Sin embargo, los compradores de cobre deben seguir siendo cautelosos ante factores como la recesión en EE.UU., la lenta demanda en China y los problemas de la minería en Sudamérica. Estos factores seguirán desafiando al mercado del cobre.

COMPARTIR: