Cientos de empleados de Tata Steel protestan contra la pérdida de puestos de trabajo en el sur de Gales

20 febrero 2024

Cientos de trabajadores del sector siderúrgico se han congregado este sábado para protestar contra la propuesta de destruir miles de puestos de trabajo en el sur de Gales, después de que la compañía Tata Steel haya planteado la posibilidad de cerrar los altos hornos de Port Talbot, lo que supondría la pérdida de unos 2.800 empleos.

Aunque la empresa, uno de los mayores productores de acero de Europa, prevé invertir 750 millones de euros en el horno de arco eléctrico e implementar medidas de apoyo a los empleados que se vean perjudicados durante esta transición, se han llevado a cabo protestas en Port Talbot y en el centro de Newport.

Los líderes de los grupos sindicales Unite y Community han empezado a convocar a sus trabajadores de Tata para realizar una votación sobre la huelga. En el contexto de la manifestación, la secretaria general de Unite, Sharon Graham, ha lamentado que la industria siderúrgica británica se ha visto “diezmada” desde 2015, con casi 6.400 puestos de trabajo perdidos desde entonces. “Han entregado nuestro acero a corporaciones extranjeras, han socavado nuestra economía y nuestra seguridad nacional”, ha denunciado la líder sindical asegurando que “se ha acabado el tiempo de suplicar”. “Ha llegado el momento de actuar. Ahora es el momento de luchar con todo lo que tenemos. Luchar por nuestras comunidades y luchar por el acero británico”, ha agregado.

Por su parte, el secretario general adjunto del sindicato Community, Alasdair McDiarmid, ha criticado que “el mal acuerdo de Tata para el acero sería devastador para el sur de Gales, con miles de puestos de trabajo en peligro, tanto directamente como en la cadena de suministro”.

En este sentido, ha señalado, “la economía se resentiría y la pérdida de la capacidad siderúrgica estratégica de Reino Unido supondría una grave amenaza para la seguridad y la soberanía nacionales”. Por este motivo, McDiarmid ha instado a Tata y al Gobierno británico a reconsiderar “el camino destructivo” por el que están conduciendo al sector y a reconsiderar “la alternativa creíble que ya está sobre la mesa en forma del plan multisindical que han presentado Community y GMB”.

UN PLAN “ESTRECHO”

En la protesta de Port Talbot se han visto los rostros de algunos ministros del Gobierno galés como son Vaughan Gething y Jeremy Miles, ambos candidatos a liderar el partido laborista y ocupar el puesto de primer ministro de Gales. También se han pronunciado al respecto otros diputados laboristas como Stephen Kinnock, representante por Aberavon, quien ha reivindicado que “la acería de Port Talbot ha sido el corazón palpitante de la comunidad durante generaciones” y ha rechazado las propuestas de Tata al considerar que “amenazan esta orgullosa tradición y el enorme potencial de futuro de la planta”.

“Su estrecho plan, basado exclusivamente en hornos de arco eléctrico, sacrificaría puestos de trabajo locales altamente cualificados y dejaría a Reino Unido dependiente de las sucias importaciones de acero”, ha defendido el laborista.

UN “FUTURO PROMETEDOR” POR DELANTE

Desde Tata Steel han argumentado que “gran parte” de su planta siderúrgica de Port Talbot “ha llegado al final de su vida útil”, por lo que es ya “poco fiable e ineficaz” y ha estado generando pérdidas de 1,7 millones de euros al día durante el último trimestre.

“Creemos que tenemos un futuro muy prometedor por delante, suministrando los aceros de alta calidad y baja emisión de CO2 que tanto demandan nuestros clientes en el Reino Unido y en el extranjero”, ha argüido, destacando que “la producción de acero a partir de chatarra que ya existe en cantidades significativas en Reino Unido será la base de unas cadenas de suministro manufactureras británicas más resistentes, en lugar de importar mineral de hierro y carbón de todo el mundo”.

EL GOBIERNO INVERTIRÁ 500 MILLONES EN LA PLANTA

Así las cosas, el Gobierno británico ha reconocido que “este es un momento preocupante para los empleados de Tata Steel en Port Talbot” y ha prometido que seguirá “apoyando al personal afectado por la transición”. A este fin, se ha comprometido a invertir 500 millones de euros en la planta.

“El Gobierno británico ha puesto en marcha uno de los mayores paquetes de ayuda de la historia, con una subvención de 500 millones de euros como parte del compromiso de 1.250 millones de euros asumido por Tata para garantizar el futuro de la industria siderúrgica galesa”, ha aseverado un portavoz gubernamental, que ha señalado que, “además, se han destinado 100 millones a la creación de un Consejo de Transición”. “Este nivel récord de apoyo demuestra lo mucho que el Gobierno británico valora la industria siderúrgica galesa y a las personas y comunidades cuyo sustento depende de ella”, ha concluido.

COMPARTIR: