China estrecha el cerco sobre el cobre, clave para la transición energética mundial

15 noviembre 2023

El control de la nación asiática sobre el suministro de otros metales verdes como el litio, el cobalto y el níquel, utilizados en las baterías de los vehículos eléctricos, ya ha llevado a los preocupados gobiernos occidentales a fomentar cadenas de suministro separadas. Mientras tanto, la producción china de cobre refinado -y su cuota en la producción mundial- se encamina a alcanzar un récord este año tras la explosión en la construcción de nuevas fundiciones.

El rápido aumento de la capacidad aporta una nueva dinámica a un mercado que durante 20 años se ha regido en gran medida por lo que los compradores chinos estaban dispuestos a pagar. El país seguirá importando cantidades crecientes de cobre, pero más en forma de mineral que de metal refinado.

El auge de la demanda china de tecnologías verdes ha sido un punto brillante para un mercado mundial de metales que, de otro modo, estaría asediado en 2023.

“Como todos los países, China ve una necesidad estratégica de cobre -especialmente ahora con el crecimiento de las aplicaciones de energía verde- y, al igual que otros países, quiere asegurarse la autosuficiencia”, dijo Craig Lang, analista principal del grupo de investigación CRU. Según CRU, China representará este año en torno al 45% de la producción mundial de cobre refinado.

El aumento de las fundiciones será uno de los principales temas de conversación de los cientos de ejecutivos de la industria del cobre que acudirán esta semana a Shangai, centro neurálgico de las materias primas chinas, con motivo de la “Semana del Cobre” en Asia. Mineros y fundidores negociarán contratos anuales clave de suministro de mineral, y los asistentes tomarán la última temperatura de la demanda china.

A pesar de las consecuencias financieras de la pandemia y de la crisis inmobiliaria china, el consumo de metales del país se ha mantenido relativamente fuerte en 2023. Esto ha ayudado probablemente al cobre a evitar una caída aún más profunda del mercado, con precios sólo ligeramente inferiores a los del año pasado por estas fechas.

CRU considera que la demanda de cobre en China crecerá un 5% este año, mientras que Goldman Sachs Group Inc. ha incluido el cobre entre sus principales materias primas para el año que viene por el “sólido entorno de demanda verde”, especialmente en la potencia asiática.

“Esperamos que los actores chinos se muestren algo menos cautos de lo que se temía hace dos meses”, escribió Colin Hamilton, director gerente de investigación de materias primas de BMO Capital Markets Ltd., en una nota previa a la reunión de Shanghai.

COMPARTIR: