BIMCO pide a la IMO que resuelva las incoherencias jurídicas de los convenios sobre reciclado de buques

19 febrero 2024

Una de las incoherencias que el documento solicita a la IMO que tenga en cuenta se refiere a los residuos peligrosos, explica Bimco, una de las asociaciones navieras internacionales más importantes que representa a los armadores.

De acuerdo con una nota de prensa enviada  BIMCO, junto con Bangladesh, India, Noruega, Pakistán y el ICS, ha presentado un documento antes de la 81ª reunión del Marine Environment Protection Committeeo (MEPC) que se celebrará del 18 al 22 de marzo de 2024.

El documento destaca la necesidad de resolver los posibles requisitos contradictorios del Convenio de Hong Kong y el Convenio de Basilea, que podrían tener graves consecuencias para los armadores, las instalaciones de reciclaje de buques y los buques si no se resuelven.

El Convenio Internacional de Hong Kong para el Reciclaje Seguro y Ambientalmente Racional de Buques (el Convenio de Hong Kong) entrará en vigor el 26 de junio de 2025. Antes de su entrada en vigor, BIMCO y los cofirmantes del documento solicitan al MEPC de la International Maritime Organization (IMOuna mayor seguridad jurídica.

Esto incluye aclaraciones y garantías de que los armadores y las partes que operen en cumplimiento del Convenio de Hong Kong no serán sancionados como una violación del Convenio de Basilea sobre el control de los movimientos transfronterizos de los desechos peligrosos y su eliminación (el Convenio de Basilea).

«La ratificación del Convenio de Hong Kong marca el comienzo de una nueva era para la industria del reciclado de buques. Debemos asegurarnos de que los obstáculos legales y los conflictos entre los dos convenios que regulan el reciclaje seguro y racional de buques no limiten el alcance de esta oportunidad histórica», afirma David Loosley, Secretario General y Consejero Delegado de BIMCO. En algunas jurisdicciones, la contravención del Convenio de Basilea, aplicado al reciclado de buques, ha dado lugar a sanciones contra armadores y capitanes.

Una de las incoherencias que el documento solicita a la IMO que tenga en cuenta se refiere a los residuos peligrosos. Una vez que un buque ha recibido un International Ready for Recycling Certificate (IRRC) en virtud del Convenio de Hong Kong, puede ser considerado al mismo tiempo un residuo peligroso en virtud de las disposiciones del Convenio de Basilea.

Por lo tanto, durante todo el periodo de validez del IRRC (hasta tres meses), el buque podría correr el riesgo de ser detenido por incumplimiento de los requisitos del Convenio de Basilea durante su actividad comercial.

Dado que tanto el Convenio de Hong Kong como el de Basilea pueden aplicarse a los buques al final de su vida útil, los armadores corren el riesgo de ser procesados en los casos en que el armador haya enviado los buques para su reciclado seguro y respetuoso con el medio ambiente a astilleros que cumplan el Convenio de Hong Kong en uno de los cuatro principales Estados de reciclado, a saber, Bangladesh, India, Pakistán y Türkiye.

«Nosotros y los copatrocinadores de este documento acogemos con satisfacción y apoyamos la mayor transparencia y el aumento de las normas que supone la entrada en vigor definitiva del Convenio de Hong Kong. Por lo tanto, es crucial que la aplicación coherente del convenio garantice que su cumplimiento no dé lugar a sanciones en virtud del Convenio de Basilea», afirma Loosley.

COMPARTIR: